Mujer con mascarilla en ventana con rejas

No te contagies emocionalmente…

Cuando sales a la calle y ves que la gente no usa mascarilla, no respeta la distancia, como si nada hubiese pasado y, además, sientes que debes controlar  cada paso que das, cada movimiento, por donde caminas, que tocas, quien pasa a tu lado, tienes que pensar cómo debes entrar al supermercado, que puedes hacer o no en un centro comercial, en el parque, etc. , todo esto te conduce a  un estrés extra al que ya de por sí tienes en tu vida diaria.  Una sensación contradictoria te invade; por un lado, te sientes emocionado por poder volver a salir y socializar y, por otro, experimentas miedo y estrés al tener que hacerlo. Esta doble vertiente emocional puede que te angustie y, por eso, muchas personas están demorándose en salir de sus casas o lo hacen lo menos posible. Retrasan el encuentro con sus amigos y no es sólo por el miedo al contagio del virus, sino al contagio emocional ya que la mayoría de las personas están pasando por estos estados psicológicos. Todo el mundo habla de ello, principalmente se centran en cómo será la nueva realidad: si volveremos a ser los mismos, si podremos ser totalmente libres algún día…

La sensación de incertidumbre está en la calle que unido al estrés antes mencionado que nos provoca salir, estamos en peligro del contagio emocional social que puede ser muy negativo para nuestro estado de ánimo de por sí endeble en esta época, después de meses de encierro con los problemas laborales, económicos y familiares que pudo ocasionar esta pandemia.

Sentir que estamos controlados, que ya no somos libres… La sociedad de control, dada expresamente ahora por el estado de alarma, que no se sabe hasta dónde va a llegar o si llegó para quedarse aunque sea en forma de decretos, de mensajes subliminares, de controles ocultos. Hemos estado siendo observados en todos los sitios, en todo momento, parece que esta sociedad es el nuevo orden, el nuevo Estado; nos lleva a vivir un poco “paranoicos” generando ansiedad, miedo, inseguridad y sensación apremiante de falta de libertad. No olvidemos que el ser humano como esencia se caracteriza por ser libre, por el poder de decidir; de pensar y hacer en función del libre albedrío. Por ejemplo, lo último es que en los teléfonos móviles aparece un nuevo servicio de Google que dice: “Notificaciones de exposición al Covid- 19” para que tengan acceso, a través del bluetooth del dispositivo, de tu ubicación y de las   personas que tuviste cerca. No sabes muy bien cómo ha llegado esto a tu teléfono, la gente se pregunta qué es, de dónde sale, quién lo puso, cómo puede ser que me están controlando y nadie me dijo nada…

Mucha gente está afectada por estas sensaciones negativas, por estas ideas “paranoicas”. No te contagies de esta tendencia. La sociedad se autoregulará, estaremos bien. Tranquilízate. Piensa que esto es temporal como muchas cosas en la vida que parece que nunca van a pasar, pero todo pasa. La nueva realidad será la que construyamos entre todos. Apuesta a que puedes participar activamente en ella, que tu realidad va a ser la que tú quieras y que seguimos viviendo en un país democrático.

Hay que relajarse y pensar positivamente, disfrutar profundamente de nuestras relaciones, socializando lo máximo posible dentro de los límites que tenemos y cuidándonos; incorporarse de a poco a actividades para mantenerse en movimiento, disfrutar del trabajo lo máximo que se pueda, y de las relaciones afectivas, sociales y familiares. Todo saldrá bien. Cuídate. No te contagies!

1 comentario en “No te contagies emocionalmente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *